Quìnoa o quinua

La quinua o quínoa, es un pseudocereal. Es un cultivo que se produce en los Andes de Bolivia, Perú, Argentina, Chile, Colombia y Ecuador, así como en Estados Unidos. Bolivia es el primer productor mundial, seguido por Perú y Estados Unidos. Se denomina pseudocereal porque, si bien no pertenece a la familia de las gramíneas que agrupa a los cereales "tradicionales", su alto contenido de almidón permite que sea usada habitualmente como un cereal.


La quinua posee los ocho aminoácidos esenciales para el ser humano, lo que la convierte en un alimento muy completo y de fácil digestión. Tradicionalmente, los granos de quinua se tuestan y con ellos se produce harina. También pueden ser cocidos, añadidos a las sopas, usados como cereales o pastas e incluso se fermentan para obtener cerveza o chicha, bebida tradicional de los Andes. Cuando se cuecen adoptan un sabor similar a la nuez.
La quinua posee un excepcional equilibrio de proteínas, grasas y carbohidratos (fundamentalmente almidón). Entre los aminoácidos presentes en sus proteínas destacan la lisina (importante para el desarrollo del cerebro) y la arginina e histidina, básicos para el desarrollo humano durante la infancia. Igualmente es rica en metionina y cistina, en minerales como hierro, calcio y fósforo y vitaminas, mientras que es pobre en grasas, complementando de este modo a otros cereales y/o legumbres como las vainitas.
El promedio de proteínas en el grano es de 16 %, pero puede contener hasta 23 %, lo cual es más del doble que cualquier cereal.

La grasa contenida es de 4 a 9 %, de los cuales la mitad contiene ácido linoleico, esencial para la dieta humana.
En contenido nutricional de la hoja de quinua se compara a la espinaca. Los nutrientes concentrados de las hojas tienen un bajo índice de nitratos y oxalatos, los cuales son considerados elementos perjudiciales en la nutrición.Puede consumirse por celiacos al
 no contener gluten.

La quinua molida se puede utilizar para la elaboración de distintos tipos de panes, tanto tradicionales como industriales, ya que permite mejorar características de la masa, haciéndolo más resistente, lo cual favorece una buena absorción de agua. Esto se incrementa si se utiliza una mezcla de quinua y amaranto morado (o alegría). Se efectuaron estudios comparativos de panes, en uno de los cuales se utilizaba una mezcla de quinua y amaranto, y en otro maíz y amapola; y en dicha evaluación se observaron diferencias en la absorción de agua.

La harina de quinua se produce y comercializa en Bolivia, Perú y, en menor cantidad, en Colombia. En dichos países, sustituye muchas veces a la harina de trigo y enriquece así sus derivados de panes, tortas y galletas.
Uno de sus platos típicos de la zona del Cusco es el pesqué o peské, que se prepara con leche, quinua y queso y se puede combinar con huevo frito e incluso con un trozo de churrasco de carne; también se utiliza cada vez más para relleno de empanadas, y tambien ensaladas con quinoa.
La quinua es considerada ancestralmente también como una planta medicinal por la mayor parte de los pueblos tradicionales andinos. Entre sus usos más frecuentes se pueden mencionar el tratamiento de abscesos, hemorragias, luxaciones y cosmética. La quinua también contiene altas cantidades de magnesio, que ayuda a relajar los vasos sanguíneos, y que es utilizada para tratar la ansiedad, diabetes, osteoporosis y migraña, entre otras enfermedades.

Lo que tenemos que saber sobre la quinoa
  • ¿Cuánto rinde una taza de quínoa (en grano)? Con una taza obtendrás tres tazas de quínoa preparada.
  • ¿Cuánto líquido se necesita para cocinar la quínoa? Para una taza de quínoa, necesitas 2 tazas de líquido.
  • ¿Cuánto demora en cocinarse? Una taza de quínoa estará lista en unos 20  minutos.
  • ¿Cómo hacer la quínoa menos amarga? Hay que lavar los granos varias veces, hasta que salga toda esa espuma provocada por la saponina, la sustancia que aporta el amargor. Luego de lavar la quínoa, pásala por un colador fino
  • ¿Cómo hacer para que la quínoa quede más sabrosa? Puedes cocinarla en un caldo de vegetales o en un caldo de pollo. También puedes añadir 1/4 de cucharadita de sal por cada taza de quínoa, y otras especies o hierbas aromáticas al momento de cocinar (ajo machacado, romero fresco, pimiento negra, etc).

Este método sirve para todos los tipos de quínoa, blanca (la más común), roja o negra. Primero, mide una taza de quínoa y colócala en un colador fino. Luego ponla bajo la llave de agua fría para lavarla (esto ayudará a sacar la saponina del grano, y que no quede amarga). Revuelve con tu mano y lávala durante dos minutos. Luego deja que escurra el agua.
En un sartén, pon un poco de aceite de oliva a calentar y tuesta la quínoa lavada por un minuto o hasta que se evapore el agua. Añade el agua hirviendo o caldo (2 tazas) y sal y deja que hierva. Baja el fuego al mínimo y cocina tapado por 15 minutos. Remueve la olla del quemador y deja reposar la quínoa cinco minutos. Luego separa y revuelve suavemente con el tenedor y ya está lista para servir.


"Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma" (3 Juan 2).

"Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios" (1 Corintios 10:31).