Cambiemos el estilo de vida que nos mata

Comportamientos y hábitos individuales y sociales, ayudaran a mantener el bienestar, promover la salud y mejorar nuestra calidad de vida.

Debemos hacer actividades físicas frecuente y regularmente, mantener un peso razonable, y alimentarse adecuadamente, es positivo para un estilo de vida saludable.

Por el contrario, el sedentarismo, la obesidad, el tabaquismo, el excesivo consumo de alcohol y de alimentos ricos en grasas y azúcares, son algunos comportamientos que deterioran la calidad de vida y la salud.
Adoptemos un hábito saludable porque contribuye a incorporar otros que también lo son.De esta manera  los hàbitos perjudiciales seràn aislados

Seamos buenos mayordomos de nuestros cuerpos, porque somos TEMPLO del Espíritu Santo, informèmonos y demos los pasos preventivos necesarios para contrarrestar las enfermedades.
No podemos dejarle todo a Dios, nosotros debemos hacer nuestra parte en la prevención de las enfermedades; por lo tanto debemos cultivar buenos hábitos alimenticios, conservar una sana alimentación y practicar regularmente ejercicios o caminatas que nos mantengan activos y con suficiente energía.
Compromisos "concretos"
Hagamos compromisos concretos sobre el acceso a medicinas baratas, el control del tabaco, la eliminación de las llamadas grasas trans en los alimentos, la implementación de medidas para reducir el consumo de sal, azúcar y grasas saturadas en la dieta y el incremento en los niveles de actividad física.
Si consumimos cinco raciones de frutas y verduras al día, reducimos el riesgo de padecer cáncer en un 20%. Si además añadimos unos hábitos de vida saludables, como hacer ejercicios regularmente, no fumar ni excederse en el consumo de alcohol, podemos reducir la incidencia del cáncer en un 60%.
Las frutas y verduras también son tan importantes porque, además de ser ricas en vitaminas, minerales y fibras, se convierten en agentes anticancerígenos, ya que contienen fito-compuestos, capaces de frenar el proceso degenerativo de las células.

Estas son las principales frutas y verduras que, según estudios científicos ya realizados, son consideradas nuestros aliados, que nos pueden ayudar en la lucha contra casi todas las enfermedades, pero en especial contra el càncer siendo tambien preventivos.Es mejor adoptar una alimentaciòn sana y prevenirnos antes que tener que curarnos.Como dice el refran: es mejor prevenir que curar.

LA FRESA
Como toda baya, es un fuerte antioxidante y fortalece el sistema inmunológico, nos protegen contra los rayos ultravioletas (UVA) y frenan el crecimiento de las células cancerosas.

LA CEREZA
Es una fruta anticancerígena muy potente. Contiene alcohol de perililo, que inhibe las señales que estimulan el desarrollo del tumor cancerígeno.

LA UVA
Es rica en flavonoide, sustancia antioxidante que frena el desarrollo del cáncer. Contiene resveratrol, fito–compuesto que nos protege de las enfermedades cardiovasculares.

LA MORA 
Las antocianinas son la clase de flavonoides más abundante en muchas frutas y hortalizas, a las que aportan el color rojo brillante, azul o morado. Las moras, así como el resto de las bayas, son muy ricas en estas sustancias, que también pueden encontrarse en la col lombarda, la granada, las berenjenas, las ciruelas, las cerezas o las uvas, entre otros alimentos.
BROCOLI 
Una de las verduras anticancerígena por excelencia, perteneciente a la familia de los coles, es muy rico en sulforafano, sustancia antioxidante activadora de las enzimas que combaten las sustancias anticancerígenas que consumimos en nuestros alimentos.    
TOMATE Es muy rico en licopeno, compuesto carotenoide que puede reducir la incidencia de cáncer de próstata y de mama en un 45%. 
CEBOLLA 
Verdura anticancerígena que, además de sus propiedades antidiabéticas y antibióticas, ayuda a prevenir el cáncer intestinal. Frena los procesos de degradación de los alimentos, los cuales producen sustancias tóxicas vinculadas a la aparición del cáncer de colon.
ZANAHORIA

Es uno de las verduras anticancerígenas más potentes para nuestro organismo. Contiene carotenoide que, al transformarse en nuestro organismo en vitamina A, nos protege contra los radicales libres, agentes precursores del cáncer. 
PAPA O PATATA
Alimento anticancerígeno rico en vitamina C, calcio, fósforo, hierro, potasio y carotenoide. Estos últimos ayudan a combatir los radicales libres.
Podriamos hablar de muchos otros alimentos especìficos contra enfermedades pero esta es una base para lo que seguiremos diciendo mas adelante.
Buen Apetito y Salud.  
"Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma" (3 Juan 2).

"Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios" (1 Corintios 10:31).