Aloe vera

Aloe vera también conocido como sábila, sávila, aloe de Barbados o aloe de Curazao, entre otros, es una planta suculenta, esto quiere decir que la raíz, el tallo o las hojas se han engrosado para permitir el almacenamiento de agua en cantidades mucho mayores que en el resto de las plantas.

 Esta adaptación les permite mantener reservas de agua durante períodos prolongados y sobrevivir en entornos áridos y secos que otras plantas encuentran inhabitables.
Es una planta ideal para curar heridas y quemaduras, y tambien picaduras de insecto. Tambien es muy favorable para mantener la piel en buen estado.
El aloe se cultiva como planta decorativa, para usos medicinales, en cosmética e incluso para la alimentación en algunos países africanos, Ahora tambien se puede conseguir el jugo de aloe vera envasado en los supermercados del mundo, pero mucha atenciòn con el producto, leyendo siempre las etiquetas y probando el contenido.La aloe vera se cultiva ahora no orgànicamente, trayendo como consecuencia un producto dèbil y hasta manipulado.
Actualmente, hay más de 250 diversas variedades reconocidas de Aloe, de las cuales, solamente tres o cuatro tienen características curativas o medicinales significativas. La más potente de éstas, rica en vitaminas, minerales, aminoácidos y enzimas es Aloe vera.
Para prevenir la pérdida de látex, las hojas deben ser cortadas por la base, cerca del tallo. Se debe tener en cuenta que la hoja que se corta no vuelve a crecer. Para utilizarla con la cáscara se corta por el centro, o en el caso de querer extraer sólo el látex, se quita la cáscara previamente. Una vez cogidas, las hojas son lavadas y fileteadas. La cáscara y el revestimiento amarillento (alantoína) son separados.
Componentes y propiedades de Aloe vera
  • Aloemodina: Regula el funcionamiento de la mucosa intestinal.
  • Aloeoleína: Mejora úlceras duodenales y estomacales. Disminuye la acidez.
  • Aloetina: Neutraliza el efecto de las toxinas microbianas.
  • Aloína: Alivia el estreñimiento.
  • Aminoácidos: Interviene en la formación de proteínas.
  • Carricina: Refuerza el sistema inmune y ayudaría a las defensas.
  • Creatinina: Resulta fundamental en las reacciones de almacenaje y transmisión de la energía.
  • Emolina, Emodina, Barbaloína: Generan ácido salicílico de efecto analgésico y antifebril.
  • Fosfato de manosa: Agente de crecimiento de los tejidos con efecto cicatrizante.
  • Minerales: calcio, magnesio, fósforo, potasio, zinc, cobre.
  • Mucílago: Actividad emoliente sobre la piel.
  • Saponinas: Antiséptico.
  • Fitosteroles: Acción antiinflamatoria.
  • Mucopolisacáridos: Responsables de la hidratación celular.
  • Hormonas vegetales: Estimulan el crecimiento celular y la cicatrización.
  • Enzimas: Intervienen en la estimulación de las defensas del organismo.
"Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma" (3 Juan 2).

"Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios" (1 Corintios 10:31).